18.1.18

Tríptico del sueño II


Enciendes hogueras propicias.
Con tus antorchas quemas

el silencio.


Saqueas jardines,

atrapas las penumbras

en sus refugios

y peñascos.


Caminas sobre las brasas

del crepúsculo.

Amaneces herido

en el cuerpo del mundo.


Por eso no puedes morir

sobre la tierra,

por eso no pueden

enterrarte en un ala

ni cavar

en tus vestigios transparentes.


Tus ojos enigmáticos

albergan

corredores subterráneos;

puertas que dan a los abismos,

llaves iluminadas

por relámpagos,

manos manchadas

con hollín de rocío,

rosas lúgubres,

vasos colmados

de alucinante láudano.


Por eso cantas entre las llamas

con los rostros eternos.

Por eso renaces

como una manzana dorada,

en la boca oscura de la noche.



de Héctor Rico, Buenos Aires / Villa Giardino –Cba.-, Argentina
De "Luminoso silencio".

Más sobre el autor:
  http://www.escritores.org/libros/index.php/item/hector-rico

12.1.18

Amarillo


Lluvia amarilla de pétalos y flores,
verano exuberante

que nos invade de luz,

nos embaraza de nosotros mismos.


Pétalos y flores amarillas
caen y caminamos
descalzos en ese altar vegetal.

Abejas y colibríes

persiguen un perfume

que nos lleva a lugares desconocidos.


de Ema Granata, Buenos Aires, Argentina
De la revista "Tamaño Oficio" 30° Aniversario.
www.gema.com.ar/toficio

6.1.18

Para disfrutar enero en Buenos Aires


Para disfrutar enero en Buenos Aires,
a pesar del calor subtropical,
conviene que aguces el oído.
Hay mucho menos tránsito,
menos ruido.
Y eso permite leer
en los balcones con la fresca.
Pasear por el parque de Palermo
sintiendo que es un parque.
Si prestas atención,
en algún momento cierto,
descubrirás un par de cardenales,
buscándose comida
a los saltitos por el pasto.

Puede que la suerte te sonría
y veas también algún pichón,
generalmente el penacho aún no es rojo rubí
sino sepia o ladrillo,
después pareciera que el color
virara hacia la sangre.
Te recomiendo, además,
que entres al Rosedal y hacia la isla:
hay pocas garzas blancas,
sólo algunas volando cielo arriba,
muy lejos de la fronda,
pero, en compensación,
en enero, sólo entonces,
puede que descubras una sabacú
o tal vez una real, o una mora,
tienen alas gris verdoso
y sólo blanco el pecho,
pero una línea de tiza vibrante
les cruza la cabeza negra,
mira con cuidado entre las ramas
porque estando quietas
se funden con el árbol.
También hay un arbusto
de hojas ovales y brillantes
de un verde muy oscuro,
almenado de flores blancas por decenas,
parecen gardenias con pocos pétalos,
y completamente abiertos
como margaritas,
eso sí, sin aroma.
Búscalo con el busto de Darío,
en el jardín de los poetas,
no podés confundirte,
la planta lo rodea en homenaje.
La última recomendación es culinaria:
a mediados del mes
aparecen las ciruelas Santa Rosa
en sazón y son una delicia,
aprovéchalas,
suelen durar una o dos semanas
y desaparecen hasta el año próximo.
No sé si las exportan o qué
sucede pero presta atención,
no hay postre que se iguale.
Y sobre todo recuerda:
apunta con tus ojos hacia el cielo,
la luz es una gloria a cualquier hora.
Con tiempo despejado o entre nubes
y aún por las noches
el aire flota tan dulce…
que casi las ciruelas se imaginan.



de Graciela Perosio, Buenos Aires, Argentina
De "Balandro".

1.1.18

El globo de luz


En la trasnochada ciudad
donde cuelgan los calendarios y el enigma
una torre asombra
por un globo de luz
muy distinto a las lámparas y las estrellas.
Hay muchas ventanas iluminadas,
pero sólo una
emite esa luz macilenta de redondo piélago
que no cabe en el estallido del vino
ni en la quemadura de las frutas.
Alta como está en el éxtasis oscuro
excede los espacios de la fiesta
donde todos devoran otro año.
Si en la torre apareciera un monstruo
sería reconocido.
Ninguna deformidad sorprendería.
En cambio ese globo de luz
que nada explica y por lo tanto es libre,
ese globo de luz embellece
porque está muy lejos
y nadie lo conoce,
porque está muy oculto
¡ay! pero se puede ver.


de Héctor Miguel Ángeli, Buenos Aires, Argentina

De "Frutas sobre la mesa". 
Biodata: http://lvqs.blogspot.com.ar/2012/02/hector-miguel-angeli.html

28.12.17

Sin salida


"la distancia /                     
va perdiendo su espesor"
Federico Moura      

No es para vos,
la lluvia repetida
el trueno lejano.
La ventanilla entreabierta del auto
solo presagia una desgracia.
Acaso el viento en la ruta
adquiera una tonalidad distinta.
Un frágil huracán pueblerino
cambiando temperaturas ambientales.
No, no es para vos
quién lo hubiera adivinado.
La vida exige otra vuelta de tuerca
(los perdedores no lloran).
Ahora
el agua
es una pared sonora.
Más allá
lejos
solo hay un cielo rojo sangre.


de Francisco Alberto Chiroleu, Rosario -Sta.Fe-, Argentina
De "Blues del desarmadero".
Su sitio: www.lexia.com.ar
Reportaje al autor: http://lexia.com.ar/Reportaje_chiroleu.html